TDAH

TDA. TDAH. Déficit de atención

Sabemos que es el Déficit de atención, TDA o TDAH?

Hay niños que parecen no escuchar cuando se les habla directamente, que les cuesta ponerse en marcha, que no persisten en el esfuerzo que requieren las tareas escolares y que, a menudo, olvidan o pierden cosas y se distraen con mucha facilidad, lo catalogamos como niños despistados o desastres, pero en la mayoría de las ocasiones hay un déficit de atención que justifica esta conducta, también pueden presentar retrasos o dificultad  en:

  • La adquisición del lenguaje.
  • Problemas de lecto-escritura.
  • Errores en las operaciones matemáticas.
  • Dificultades en la resolución de problemas.
  • Falta de esfuerzo o de hábitos de trabajo.
  • Desorganización o falta de planificación.

El trastorno por déficit de atención con hiperactividad es un trastorno del neurodesarrollo de carácter neurobiológico originado en la infancia y que afecta a lo largo de la vida, que se caracteriza por la presencia de tres síntomas típicos:

  • Déficit de atención.
  • Impulsividad.
  • Hiperactividad motora y/o vocal.

¿Cuándo se identifica como un trastorno?

Se identificará como un trastorno cuando estos síntomas o los comportamientos que se deriven se observen con mucha mayor frecuencia e intensidad que en los niños/adolescentes de igual edad e interfieran en la vida cotidiana presentes en dos o más contextos: en casa, la escuela o su entorno en general.

Se debe tener en cuenta que no todos los niños con este trastorno manifiestan los mismos síntomas y con la misma intensidad  (pudiendo presentarse como leve, moderado o grave)

En el Manual de Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5), publicado por la American Psychiatric Association en su última versión, que se publicó en Mayo de 2013 , se diferencian tres tipos de presentaciones del TDAH:

  • Presentación combinada
  • La presentación predominantemente con falta de atención
  • y por último, Presentación predominantemente hiperactiva/impulsiva.

¿Cómo trabajamos en Anda Conmigo?

A través de un entrenamiento cognitivo, como cualquier otro componente del tratamiento, ajustado a las características individuales y a las dificultades específicas de cada niño para dotar de estrategias de auto instrucciones que le influirá en la lectura, escritura, las relaciones sociales, la memoria,  la escucha la planificación  y la organización en las tareas.